LOCALES  22 de enero de 2016

Apareció un gato moro

En la Ciudad de Empedrado un automovilista
encontró al lado de la Ruta 12 un
ejemplar de puma yaguarundí o ‘gato moro’.
Se trata de una hembra que, como tantos otros animales, debido a las crecidas de los ríos se ha visto obligada a abandonar su hábitat. El animal fue atendido por especialistas de Recursos Naturales

El conductor Héctor Coco, oriundo de Empedrado, transitaba por la Ruta 12 cuando, sin sospecharlo, se vio sorprendido por la presencia de una hembra de ‘gato moro’ o puma yaguarundí, uno de los símbolos de la fauna correntina.

De inmediato se dio intervención a Recursos Naturales. Allí, el médico veterinario Omar Imoff asistió al animal en una Estación de Servicio de Empedrado, según consignó el director de Recursos Naturales, Santiago Faisal en su página de Facebook.

YAGUARONDI o YAGUARUNDI
También conocido como ‘león breñero’, ‘gato eyrá’, ‘gato pardo’ o ‘gato moro’ es un felino ágil y ligero que, por su cuerpo alargado y su larga cola, recuerda a la marta. Tiene la cabeza pequeña y las orejas redondas; el pelaje, corto, espeso, de color entre gris y castaño oscuro a rojizo, cambia de tonalidad según que los pelos se mantengan lacios, con lo que destacan sus puntas negras o se ericen mostrando la raíz, que es más clara.

Hay variedades de dos colores, una de ellas es negro grisáceo y la otra más rojiza. Su pelaje es de color uniforme, sin manchas, y es más claro en la parte de abajo. Las poblaciones de las selvas tropicales son usualmente más oscuras, mientras que aquellas de regiones más abiertas son de color más claro. En ocasiones, las crías tienen manchas al nacer, pero estas desaparecen al convertirse en adultos.

Generalmente, el yaguarondí vive en parejas en un lugar fijo, desde el que emprende sus breves correrías. No es raro que comparta también su territorio de caza con otras parejas, en contra de lo que hace el gato montés. Por otra parte, no es habitual sorprenderle buscando alimento en pleno día, puesto que elige para sus correrías las primeras horas de la mañana y de la noche.

Es un buen trepador. Con frecuencia intenta huir de un peligro protegiéndose entre los matorrales; cuando se da cuenta de que sus enemigos se le han aproximado demasiado trepa a los árboles y, en ciertos casos, se lanza al agua para salvarse a nado.

Se alimenta principalmente de pájaros y de mamíferos pequeños, como ratones, agutíes, conejos e incluso cervatillos. Es un experto pescador y a menudo se lo encuentra cerca de cursos de agua. También se alimenta de aves de corral.

Este félido se extiende desde México hasta una gran parte de América del Sur, incluidos Paraguay y la zona centroseptentrional de Argentina. En ocasiones, se lo ha visto al sur de los Estados Unidos.

El principal peligro que enfrenta el Yaguarondi es la destrucción de su hábitat, debido a la deforestación. 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »