LOCALES  5 de enero de 2018

Un barco “FANTASMA” apareció en Empedrado

El ve­te­ra­no pes­ca­dor re­fre­gó sus ojos acos­tum­bra­dos al re­bo­te de la re­so­la­na so­bre las aguas y no lo po­día cre­er. De­lan­te de él se re­cor­ta­ba, en el ho­ri­zon­te del ama­ne­cer ro­ji­zo so­bre el Pa­ra­ná, la enor­me si­lue­ta de un bar­co fan­tas­ma co­mo sa­li­do de las vie­jas his­to­rias de mie­do, con las que los ma­yo­res sue­len asus­tar a los no­va­tos que sa­len de pes­ca por prime­ra vez.

La mis­te­rio­sa na­ve des­per­tó los te­mo­res más pro­fun­dos de los pes­ca­do­res que lo acom­pa­ña­ban, muy afec­tos a las le­yen­das de po­ras, apa­re­ci­dos y fan­tas­mas; al­go que el ado­les­cen­te del gru­po se en­car­gó de exor­ci­sar con la mo­der­ni­dad de su te­lé­fo­no ce­lu­lar y ni bien tu­vo se­ñal de 4G, con­vir­tió las fo­tos y fil­ma­cio­nes en tren­ding to­pic de las re­des so­cia­les.

 

En ple­no si­glo XXI, el per­fil he­rrum­bra­do del UROS-­Z cau­só asom­bro has­ta un po­co de te­mor pa­ra quie­nes es­tán acos­tum­bra­dos a ha­cer sus ex­cur­sio­nes de pes­ca y ha­bi­tua­dos al pa­so de las pe­sa­das bar­ca­zas que van y vie­nen ha­cia puer­tos pa­ra­gua­yos.

Su as­pec­to fan­tas­ma­gó­ri­co ha­cía cre­í­bles esas vie­jas le­yen­das de bar­cos hun­di­dos que re­co­bran vi­da y jus­ti­fi­can los cuen­tos de lu­ces ma­las y pla­ta ybi­guy, he­ren­cia que vie­ne de le­jos so­bre en­tie­rros de oro y pla­ta, de los tiem­pos de las gue­rras fra­tri­ci­das.
La ex­pli­ca­ción es más sen­ci­lla, no de­ja lu­gar pa­ra el mis­te­rio o la mís­ti­ca. Tie­ne que ver con el apo­geo y la de­ca­den­cia de la in­dus­tria na­vie­ra pro­vin­cial con epi­cen­tro en los otro­ra pro­duc­ti­vos As­ti­lle­ros Co­rrien­tes.

El UROS-­Z es un bar­co que es­tu­vo ama­rra­do du­ran­te 20 años en un ca­nal se­cun­da­rio de los as­ti­lle­ros, que mar­ca­ron hi­tos im­por­tan­tes en la his­to­ria na­val co­mer­cial de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na y en su apo­ge­o, en la dé­ca­da de los 80, has­ta fue­ron ca­pa­ces de bo­tar dos pla­ta­for­mas de ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra.

De acuer­do con la in­for­ma­ción re­co­lec­ta­da por pe­rio­dis­tas de Épo­ca la em­bar­ca­ción, que cau­só el asom­bro de pes­ca­do­res y tu­ris­tas, se tra­ta de un bu­que en cons­truc­ción ama­rra­do en la plan­ta in­dus­trial de As­ti­lle­ros Co­rrien­tes que se sol­tó y de­ri­vó has­ta su en­ca­lla­du­ra en in­me­dia­cio­nes de El Som­bre­ro y Em­pe­dra­do.

De acuer­do a los da­tos téc­ni­cos brin­da­dos por au­to­ri­da­des de Pre­fec­tu­ra Na­val, la em­bar­ca­ción nun­ca ter­mi­na­da se des­pren­dió de sus ama­rres y al­can­zó el ca­nal en el ki­ló­me­tro 1200 de na­ve­ga­ción del río Pa­ra­ná y de­ri­vó aguas aba­jo, has­ta lle­gar al ki­ló­me­tro 1142 en un pun­to in­ter­me­dio en­tre las dos lo­ca­li­da­des men­cio­na­das, aun­que en ju­ris­dic­ción de “la Per­la del Pa­ra­ná”.

In­for­ma­ron que se la­bran las ac­tua­cio­nes for­ma­les pa­ra lo­grar su re­mol­que has­ta el as­ti­lle­ro y lo de­vuel­va al lu­gar don­de aguar­dó por 20 años la bo­ta­du­ra, has­ta que se can­só de espe­rar el bau­tis­mo con cham­pan y sa­lió a na­ve­gar so­lo.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »