Empedrado elige a sus representantes en medio de un clima electoral con muchos candidatos, pocos proyectos elaborados, mezcolanza de partidos, campaña de desprestigio y un municipio con recursos en rojo. Quien gane no sabe con que recursos y nivel de desorden administrativo se encontrará.

Quien gane tendrá la posibilidad de mejorar una gestión para el olvido, cuestión muy favorable ya que con hacer muy poco lo logrará, y también tendrá el gran desafío de levantar un municipio en ruinas, de diferentes puntos de vista, desde la falta de ética y torpezas políticas hasta el incumplimiento de las ordenanzas y los deberes del funconario público. 

La gestión Mieres quedará atrás dentro de muy poco, y vendrá seguramente uno mejor, que transitará un camino con sobresaltos permanentes donde la paciencia tendrá que ganar a las urgencias, en el cual la eficiencia tendrá que superar a la falta de recursos. Sólo la convicción de un liderazgo honesto y participtivo podrá revertir en forma dinámica la situación de crisis del gobierno municipal. 

Una de cal y una de arena, mejor estaremos, pero salir no será fácil... 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »